En siete años, han tenido lugar cuatro comicios electorales en Cataluña: es decir, el doble de los inicialmente previstos, si se tiene en cuenta que una legislatura dura cuatro años. Esto no es más que la muestra de que estamos asistiendo a un cambio de modelo político en que las mayorías absolutas están dejando de existir.

El legislativo catalán se está convirtiendo en un espacio multipolar en el que se necesita de la suma de diferentes fuerzas para tramitar cualquier iniciativa y en la que el auténtico peso de la política ya no reside en la Generalitat, sino en el Parlament.

La nueva columna de Expansión de Joan Roselló, Socio Director de Public Affairs Experts, profundiza sobre este aspecto en una nueva columna de opinión de Expansión, a la que puedes acceder a través de este enlace.


Share with:

FacebookTwitterGoogleLinkedIn