El 1 de junio de 2018 pasará a la historia como el día en que se aprobó la primera moción de censura de la democracia española, que situó a Pedro Sánchez al frente del ejecutivo. Un gobierno que algunos calificaron como “inviable” y que, de hecho, salió adelante con los votos favorables de únicamente 84 de los 350 diputados (o el apoyo de hasta ocho formaciones políticas diferentes, según se mire).

Superados sus 100 primeros días de gobierno, el ejecutivo de Sánchez tiene su prueba de fuego en la tramitación presupuestaria, con el foco puesto en las próximas elecciones municipales del 26 de mayo de 2019.

No te pierdas el análisis completo de Joan Roselló, Socio-Director de Public Affairs Experts, publicada hoy en su columna de opinión mensual de Expansión.

Share with:

FacebookTwitterGoogleLinkedIn


Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *