Cataluña vivió ayer una jornada electoral intensa, marcada por unas cifras de participación históricas y la fuerte polarización entre las fuerzas a favor y en contra de la independencia.

Un 82% de catalanes ejercieron su derecho a voto, lo que supone la participación más alta registrada en unas elecciones catalanas. El recuento de votos finalizó con una victoria clara de Inés Arrimadas y Ciutadanspero ello no les resultará suficiente para poder gobernar, por lo que tendrán que conformarse nuevamente con ser la principal fuerza de la oposición aún y tener más votos que el candidato de la fuerza que acabe siendo investido como President.

Por su parte, las fuerzas independentistas consiguieron mantener la mayoría absoluta (70 escaños sobre 135) y, por tanto, se aseguran seguir al frente de la presidencia de la Generalitat.

Pasada la resaca electoral, queda claro que estas no han sido las elecciones para opciones intermedias y se abre ahora un escenario más complejo si cabe, en el cual el independentismo reclamará su victoria para “restituir el Gobierno legítimo”, mientras que el Gobierno del Estado no permitirá ni un atisbo de unilateralidad. Los jugadores vuelven a su casilla de salida, quizá con una sola novedad: sin diálogo, no habrá ninguna salida.

Public Affairs Experts ha publicado esta mañana un nuevo Informe de Inteligencia que analiza, con todo detalle, los resultados y escenarios de futuro que se abren a partir de ahora en Cataluña y España. Si quieres consultarlo, puedes acceder a través de este enlace. 

Share with:

FacebookTwitterGoogleLinkedIn